lunes, 26 de marzo de 2018

Un momentito para concursar y perseguir mi sueño


¿Alguna vez has tenido un sueño que te parece imposible de cumplir pero sabes que poquito a poquito podría convertirse en realidad? Pues eso siento yo con el mío y por ello voy dando pasos escribiendo mi camino a ver si puedo llegar. Un camino muy complicado, que necesita mucho tiempo y muchas ganas. Lo primero es mi punto débil, lo segundo el fuerte.

He inscrito mi blog en los Premios20Blogs en la categoría “Personal”. Es uno de los concursos más importantes de blogs y que organiza anualmente 20minutos, en su sección La Blogoteca 
No me gusta pedir seguidores, ni votos ni nada que no sea reacción natural de quien lea mi blog y sienta lo que quiero transmitir pero esta vez que gustaría pedirlo. Necesito tu voto antes del 11 de abril.
A través de este enlace podrás votar, un voto para cada una de las categorías establecida. Llegarás a la pantalla siguiente. Es muy rápido y sencillo pero la única condición es estar registrado en 20minutos.



Sé que quizá no te gusta registrarte pero con 4 datos puedes ayudarme a cumplir mi sueño. Obligatoriamente solo tienes que facilitar tu nombre y apellido y un correo electrónico y contraseña. Es la forma de realizar una votación legal, no usarán tu correo para fines comerciales ni envíos de spam. Regístrate en unos segundos y podrás acceder a la votación o simplemente identifícate si ya eres usuario registrado. Además de los enlaces anteriores, también puedes acceder desde el icono de perfil que aparece en la esquina superior derecha.



Para votar, no te confundas con las estrellitas que aparecen, son simplemente para valorar el blog independientemente del concurso. También puedes valorarme si te apetece, pero eso no es dar el voto. El voto es a través del enlace “Vota a este blog” una vez estés registrado e indentificado.
Aquí hay un pequeño artículo con la explicación de la votación. Es muy fácil y rápido, lo he detallado paso a paso para que no haya dudas.

Ganar quizá sea mucho pedir pero llegar a mucha gente es otro pasito más en mi camino que puedes ayudarme a conseguir.
Si crees en los sueños, hazlo. Si crees en los sueños compárteme con tu gente.

Todos nuestros sueños se pueden hacen realidad si tenemos el coraje de perseguirlos-Walt Disney.

domingo, 18 de febrero de 2018

Paisaje en mi rincón

Maravilloso contraste. Gran acantilado escarpado y árido donde parece acabarse el mundo de forma dramática. Abrupto, imponente sobre un mar a veces en calma bajo sus pies, cediendo al poder del que parece más fuerte. Otras veces, un mar erguido en toda su inmensidad, gruñendo y chocando una y otra vez en los pies del gigante pareciendo que intenta derribarlo con toda su furia. Lucha de colores, lucha de fuerzas de la naturaleza intentando ambas reinar en ese lugar donde todo empieza y todo acaba. Tierra convertida en dura roca queriendo dominar el horizonte sobre esa abundancia de agua que siglo tras otro va erosionando su cuerpo, discreta y sutilmente con su suave balanceo que parece que intentara besar la costa en un coqueteo constante pero en realidad va dejando su huella poco a poco, sin prisa pero sin pausa. Intentando ganar terreno pero topándose con la roca una y otra vez que parece responderle así ante su insistencia "hasta aquí has llegado, este es el fin de tus dominios". Fascinante sonido al enfrentarse ambos, seductor y hechicero al oído y a la vista. Espectáculo de danza y magia a lo largo de la historia. ¿Un abrazo y un beso? o ¿Una pelea de titanes? A veces una tregua en el tiempo, respeto mutuo y aparente calma. Escena en tantos lienzos, retratada con palabras en tantos versos y novelas. Escenario al fondo de encuentros furtivos de enamorados, de días de verano de familias al completo, de segundos en pantallas de cine o anuncios de televisión que buscan un público con la adrenalina que corre deseando salir de diferentes formas y momentos. Majestuosos en su posición mientras todo pasa, tu historia y la mía, y otras tantas mientras el mundo gira y permanecen impasibles ante la mirada de tanto admirador.

paisaje en mi rincón
paisaje en mi rincón

miércoles, 14 de febrero de 2018

¿y si seguimos compartiendo San Valentín?

¿y si nos damos la mano y echamos a correr sin mirar atrás? ¿y si no me sueltas nunca? ¿y si sigues ahí siempre cuando los demás no están y la soledad llega? ¿y si me abrazas fuerte cada noche cuando los miedos acechan y las pesadillas cobran vida? ¿y si continuas dándome ánimos cada vez que creo que no puedo? ¿y si sigues a mi lado en todos esos momentos en los que estoy tan sola?  ¿y si sigues mirándome así mientras me hago vieja y mis sueños se escapan, mientras me pierdo en mi pena y me ahogo en la nada? ¿y si me sigues preguntando "quién te quiere más" todos los días de la vida? ¿y si me dices "ríete" cada vez que las lágrimas me inundan y vuelves a conseguir que me ría?

Porque esta loca perdida contigo está un poco más encontrada. 
Porque este alma sin rumbo y vagabunda de risas acaba volviendo a ti por más vueltas que dé. 
Porque estás conmigo en la nada, en el vacío del mundo ruidoso.

¿Y si me dejas rascarte la espalda hasta el fin de los días? ¿y si dejas que siempre el sueño me atrape acariciando tu nuca cuando no encuentro mi paz? ¿y si decimos adiós a lágrimas pasadas y nos secamos las futuras con más amor?

Porque si hubieron dudas, siempre ganaron las mariposas. Porque cuando las mariposas volaron fue fácil hacerlas volver.

Porque eres el tacón de mi zapato, las agujas de mi reloj y la patilla que sujeta mis gafas. Porque eres mi centro y mi Norte, porque fuiste y sigues siendo.
Porque estás en el CD que suena en mi vida, porque eres mi punto de libro y mi guión.
Porque eres una columna que sostiene mi templo.
Porque si fui algo ahora no sé ser sin ti. Porque cuando hay tormenta fuera sé que eres mi paraguas y cuando la hay dentro y me siento vulnerable sólo hay que dejar que todo pase y recuerde quienes somos.

¿y si inventamos nuevos sueños para construir? ¿y si apretamos fuerte para que no se escapen los que ya hemos cumplido? ¿y si seguimos buscando nuestro momento y si seguimos compartiendo más con ellos? ¿y si llenamos de risas las mañanas más oscuras y las noches más largas? ¿y si los abrazos se convierten en nuestra arma más poderosa dentro de las batallas de nuestras rutinas? ¿y si hacemos de ellos nuestros héroes que nos rescatan del abismo en el que a veces parece complicado salir? ¿y si seguimos sentándonos delante del fuego mirando como quema cada uno de los troncos que colocas para que no deje de arder y sabiendo que esa llama renace cada día por mucho que haya momentos en que se apague?

Porque tenemos mucho aunque a veces me parezca nada, porque cuando el fondo está cerca me tiráis la cuerda para subir. Porque ellos y tú, tú y ellos, hacéis de mi lo que soy, eso que a veces no me gusta pero que tiene lo más valioso. Porque estáis aquí y, aunque eso a veces me ahoga, al final es el motivo de mi respirar. Porque ayer, hoy y siempre os quiero todo y más. Porque te necesito y quiero que me necesites, aunque suene egoísmo, para que maquillar.


A ti, aquí y ahora... sin regalos, sin los corazones ni lo material, sin gastar por imposición, porque sí, porque hay mucho más que hoy, porque eres tú mi camino cualquier día ¿y si sigues compartiendo conmigo 365 San Valentines al año?

momentos de amor en mi rincón
momentos San Valentín en mi rincón

viernes, 9 de febrero de 2018

Un momento para escribir

Sigo escribiendo porque dicen que los sueños se cumplen pero hace tiempo que yo dejé de creer en Disney. Sigo escribiendo porque las letras son las únicas que me entienden, las que ponen nombre a mis emociones sin juzgar, sin preguntar y sin reproches, porque son las únicas que nunca me fallan. En mi soledad nunca estoy sola porque siempre están conmigo. A veces no salen, a veces no sé dibujarlas pero están ahí dentro latiendo, quemándome, ansiosas por explotar en cualquier momento en cientos de caracteres que, vomitados sin control, formarán un intento de historia o cuento o poema. O una simple frase, por qué no. Siempre un papel y boli cerca, o su versión moderna para poder sacar todas esas palabras que de pronto me queman y necesito plasmar. 
Soñaba que algún día le interesarían a alguien, soñaba con poder hacer felices a las personas que se enredaban dentro las tramas de mis historias, soñaba que habría una vez que alguien se sentiría identificado con mis emociones y sentimientos. Quizá soñaba poco. Soy bastante realista y objetiva, actitudes que a menudo se etiquetan como pesimista. Pienso mucho en el futuro, pienso en esos libros dedicados que me gustaría publicar, en ese blog con miles de seguidores que disfrutarían mis fantasías pero vivo en el presente. Un hoy que no es señal de que llegue ese mañana, un hoy envuelto de historias que no son preludio de ese horizonte que he imaginado. Soñar no es suficiente, siento decirlo. Por muy bonito, optimista o poético que suene. Y el esfuerzo y el trabajo tampoco lo son. Evidentemente necesarios, imprescindibles pero no suficientes. Mientras ese día llega o acepto definitivamente que es demasiado tarde y mi vida pasó soñando un sueño que no viví, yo sigo escribiendo. A veces poema, a veces novela, la mayoría solo pensamientos que nacen sin más sentido que el necesitar que salgan de mi y que dejen constancia escrita. Palabras, palabras y más palabras que plasmo en un borrador de esperanza deseando que esta vez sea algo más que un montón de frases sin sentido. Personajes sin vida a quienes invento un destino, ofrezco una historia y les hago sentir. Y entonces, esta humilde aspirante a escritora se pierde en su propia trama y se rompe el hilo que une las vidas de esas recién nacidas figuras. Y empiezo de nuevo. Nuevas palabras, nuevas sensaciones y sigo escribiendo. Me evado del mundo y me uno al silencio, necesito esa calma que me da escribir y escribir y escribir. Yo sola, que nadie me vea, ese es mi momento. Mi cita con un lienzo en blanco en el que mi obra empieza a coger forma y, a veces, me atrevo a compartir.  Cada palabra escrita, cada frase enlazada es un suspiro que sale impaciente con la prisa de existir y convertirse en parte de una historia de verdad. Pero mientras, sigo escribiendo. Lo único que nunca me falla y a veces me reconforta. Escribo sin sentido, sin borrador y sin guía, con mucha ansía y deseo de escribir. Emociones o momentos, invenciones o vivencias, cualquier cosa que pueda ser transcrita. Escribo porque me libera, y escribo y escribo y escribo ... 

momentos para escribir en mi rincón
Momento para escrbir en mi rincón